Que es la mercadotecnia estrategica

Que es la mercadotecnia estrategica

Beneficios del marketing estratégico

Una estrategia de marketing se refiere al plan general de una empresa para llegar a los posibles consumidores y convertirlos en clientes de sus productos o servicios. Una estrategia de marketing contiene la propuesta de valor de la empresa, los mensajes clave de la marca, los datos sobre la demografía de los clientes objetivo y otros elementos de alto nivel. Una estrategia de marketing completa abarca “las cuatro P” del marketing: producto, precio, lugar y promoción.

Esto proporciona a los equipos de marketing una plantilla que debería informar sus iniciativas en todos los productos y servicios de la empresa. Por ejemplo, Walmart (WMT) es ampliamente conocido como un minorista de descuento con “precios bajos todos los días”, cuyas operaciones comerciales y esfuerzos de marketing se basan en esa idea.

La estrategia de marketing se describe en el plan de marketing, que es un documento que detalla los tipos específicos de actividades de marketing que lleva a cabo una empresa y contiene calendarios para el despliegue de diversas iniciativas de marketing.

Lo ideal es que las estrategias de marketing tengan una vida más larga que los planes de marketing individuales porque contienen propuestas de valor y otros elementos clave de la marca de una empresa, que generalmente se mantienen constantes a largo plazo. En otras palabras, las estrategias de marketing abarcan los mensajes a gran escala, mientras que los planes de marketing definen los detalles logísticos de las campañas específicas.

Componentes de marketing estratégico

Durante décadas, las empresas han buscado la ventaja competitiva en las actividades “ascendentes” relacionadas con la fabricación de nuevos productos: construir fábricas más grandes, encontrar materias primas más baratas, mejorar la eficiencia, etc. Pero esas fuentes de ventaja, fácilmente copiables, se están erosionando de forma irreversible, y la ventaja se encuentra cada vez más en las fases posteriores, en el mercado.

Hoy en día, la pregunta estratégica que impulsa a las empresas no es “¿Qué más podemos fabricar?”, sino “¿Qué más podemos hacer por nuestros clientes?”. Este nuevo centro de gravedad exige un replanteamiento de los principios estratégicos de siempre:

En primer lugar, las fuentes y el lugar de la ventaja competitiva se encuentran ahora fuera de la empresa, y la ventaja es acumulativa: en lugar de erosionarse con el tiempo a medida que los competidores se ponen al día, crece con la experiencia y el conocimiento.

No es ningún secreto que, en muchos sectores, las actividades previas -como el aprovisionamiento, la producción y la logística- se están convirtiendo en productos básicos o se están externalizando, mientras que las actividades posteriores destinadas a reducir los costes y los riesgos de los clientes se están convirtiendo en los motores de la creación de valor y en las fuentes de la ventaja competitiva. Pensemos en la compra de una lata de Coca-Cola por parte de un consumidor. En un supermercado o en un club de compras, el consumidor adquiere la bebida como parte de un paquete de 24 unidades. El precio es de unos 25 céntimos por lata. El mismo consumidor, que se encuentra en un parque en un caluroso día de verano, paga gustosamente dos dólares por una lata de Coca-Cola refrigerada que se vende en el punto de venta a través de una máquina expendedora. Ese 700% de sobreprecio no es atribuible a un producto mejor o diferente, sino a un medio más cómodo de obtenerlo. Lo que el cliente valora es lo siguiente: no tener que acordarse de comprar el paquete de 24 por adelantado, sacar una lata y encontrar un lugar para guardar el resto, cargar con la lata todo el día y averiguar cómo mantenerla fría hasta que tenga sed.

Qué es el marketing estratégico pdf

El marketing estratégico implica el reconocimiento de la competencia, la identificación de la ventaja competitiva y, como resultado, servir a los mercados que puede servir mejor que sus rivales. En consecuencia, implica decidir a qué mercados NO prestar servicio, porque los rivales pueden hacerlo mejor.

Esto requiere tanto una comprensión precisa de las necesidades del mercado como la voluntad de moldear la empresa y sus productos en torno a las necesidades de los clientes seleccionados (en lugar de intentar moldear al cliente para que se adapte a los productos y servicios de la empresa).

El marketing estratégico está en el centro de la concepción de una fórmula empresarial viable, porque una fórmula empresarial tiene que tener en cuenta la ventaja competitiva de una empresa y sus opciones de servir a algunos mercados y no a otros.

“El marketing no sólo es mucho más amplio que la venta, sino que no es en absoluto una actividad especializada. Abarca toda la empresa. Es todo el negocio visto desde el punto de vista de su resultado final, es decir, desde el punto de vista del cliente”.

En definitiva, el Marketing Estratégico consiste en adaptar deliberadamente toda la empresa a las necesidades cambiantes de clientes cuidadosamente elegidos. Esto significa que se evitan deliberadamente algunos mercados para centrarse por completo en mercados, nichos y clientes estratégicamente seleccionados.

Qué es el análisis de marketing estratégico

El marketing estratégico es un proceso de marketing que permite a una organización asignar y aprovechar al máximo sus recursos. Toda organización tiene un conjunto de objetivos y metas alcanzables. El marketing estratégico ayuda a las empresas a comercializar los productos o servicios que les ayudarán a alcanzar esos objetivos de forma eficaz.

El marketing estratégico se desarrolló como materia a finales de los años 70 y 80, basándose en la gestión estratégica de las organizaciones. Tener una estrategia de marketing sólida permite a las empresas conectar con éxito con los clientes actuales y llegar a un público más amplio de clientes potenciales.

Con una estrategia establecida, las empresas pueden penetrar fácilmente en el mercado deseado. Al dividir el segmento del mercado en el que una empresa quiere penetrar y comprender su valor funcional, sus clientes y sus necesidades, las organizaciones pueden determinar la base correcta de sus productos.

Una vez estudiado el público, las estrategias de marketing pueden centrarse más en conectar con el grupo demográfico adecuado de sus clientes. Se puede conseguir estudiando y analizando las necesidades de los consumidores. Esta medida se sigue para aumentar el alcance de la marca.